Como meditar en la era de la velocidad

Como meditar

Como meditar

No me quiero adelantar a la respuesta a este título, pero… ¿Por qué no preguntarnos?: ¿Cómo NO meditar en la era de la velocidad?

Vamos por partes.

Todo el tiempo aparecen personas que necesitan saber cómo meditar. A este grupo podemos dividirlo en dos, uno es el interesado en la meditación, en el budismo, yoga o en otras prácticas de origen oriental, para estos es mucho más fácil entender cómo meditar. Pero hay un segundo grupo que se acerca a la meditación, este es el grupo de personas, de todos lugares y edades, de distintas clases económicas y hablando distintos idiomas. Todos tienen algo en común necesitan dejar de lado el estrés, necesitan relajarse, necesitan parar el mundo unos minutos. Pero claro, eso no es posible en su mundo. Entonces cuando consultan ¿Cómo meditar? Y uno rápidamente da los simples pasos para aprender a meditar, te dicen, ¿Pero tengo que perder unos minutos? ¡No tengo tiempo para eso!

Todos sabemos el final de esta historia, tarde o temprano, perder unos minutos diarios te hace ahorrar, no sólo tiempo, sino también momentos de estrés, momentos de mal humor, fatiga, cansancio mental…

Si tienes unos minutos libres prefieres utilizarlos para navegar por tus sitios de interés, conversar con tus amigos en Facebook, o ver un poco de televisión. ¿Esto es cierto no? Bueno, entonces deberíamos empezar con una de las claves de la meditación. Si quieres aprender a meditar deberías hacer que la meditación sea un hábito para ti y no sólo una práctica que realizas cuando te sientes sin energías, malhumorado, estresado. Al convertir la meditación en un hábito, esta puede cumplir una función preventiva y no sólo para sanar tu mente y cuerpo.

¿Cómo meditar en la era de la velocidad?

En primer lugar lo más importante es que trates de convertir esta práctica en un hábito. Dicen que esto puede tardar unos 21 días. El segundo paso es encontrar la técnica de meditación que mejor se adapte a ti. Lo que siguen no son más que beneficios.

.
  • Ana Beatriz Piñeyro

    MUCHAS GRACIAS POR SU GENEROSIDAD . LAS LECCIONES , MÉTODOS E INFORMACIONES SON PRECIOSAS. ME AYUDAN DE GRAN MANERA.CON CARIÑO
    ANA

  • Soy médico pediatra de 68 años, conocí el método Silva el 1974 por medio de mi Psicólogo, sin practicarlo con disciplina y constancia. Ahora con mas tiempo y necesidades múltiples, salud, relaciones interpersonales, decidí tomar el curso básico y compre el paquete platino´,,.Estoy practicando la primera meditación, y en solo dos ocasiones me he sentido bastante relajada y con un sueño reparador ,solo sentí picazón en nariz y mejillas.

    Envió mi agradecimiento por este gran inicio y super paquete.

    “Bendiciones Infinitas en amor perfecto”.

    Elena Rodríguez Villuendas.