Meditación al alcance de Todos

Artículo escrito por Decia Lila Vazques integrante del Programa de Escritores del Método Silva de Vida

Método Silva para ser más feliz en casa

El acto de meditar es un regalo que me doy a mí mismo. Dado que los beneficios los  voy a notar en principio conmigo, al obtener  en forma gradual un  estado más calmo de mi mente y  un  más eficiente funcionamiento de mi cuerpo.

Es un presente también, que les brindo a las personas de mi entorno, familia, compañeros de trabajo, amigos. Puesto que al experimentar el bienestar, puedo establecer una más fluida  comunicación con los otros.

Al meditar manifiesto amor

Es  además un obsequio  que le otorgo  a  la vida y al universo, ya que me lleva  a  sentir una mayor comprensión y aceptación de  otros seres vivos como plantas, animales, minerales y todas las manifestaciones físicas del planeta.Así como todas las personas podemos dar y recibir amor, también todos podemos practicar meditación.

Todos podemos meditar.

La meditación es un acto individual que requiere de muy pocas condiciones para realizarse. La más importante, quizás, es la predisposición a estar con uno mismo. Para practicarla  no se necesitan de espacios físicos especiales ni exclusivos, se puede practicar en el piso  de un pequeño espacio de habitación cualquiera, o sentado en la cama.

Sólo se coloca la espalda erguida, recostada en la pared o en una silla, si es necesario en los primeros días de práctica, para no sentir  molestias en  los músculos.

La meditación está al alcance de todos

La puede llevar a cabo cualquier persona, sin importar su edad, desde los muy jóvenes, aún niños, hasta los muy ancianos en la última etapa de sus vidas. Para meditar, tampoco tienen importancia  los conocimientos ni el nivel de estudios  que se alcanzaron, ni los talentos o habilidades que posean los practicantes. Sólo es importante, permanecer unos  minutos quietos en silencio, y prestar atención a la respiración, que es lo que todos sabemos y hacemos desde que nacemos.

Se puede meditar, cualquiera sea el estado de salud  física  o mental en que se halla una persona, dado que se realiza buscando una posición cómoda a cada cuerpo, y por el tiempo que cada uno dispone.

Aún las personas que trabajan todo el día, o las que deben cuidar a otros como  bebés, ancianos o enfermos, pueden buscar unos minutos para meditar, quizás antes de dormir  o alimentarse, o al despertarse.

Vale decir que la meditación es una práctica para todo el mundo.

 

 

  • maria

    Bien.leí la nota y voy a ponerla en práctica,!!