Una Gran Pregunta: ¿Cómo Meditar?

Artículo escrito por Maria Paula Gutierrez Fernandez integrante del Programa de Escritores del Método Silva de Vida

como meditar

En los ojos de un pintor, meditar puede ser un arte. Bajo el enfoque de un ingeniero, meditar podría asemejarse al cimiento de una gran obra. Como diría un cantante, meditar se asimilaría a una dulce melodía interna. Por parte de un contador, puede ser el acto de llevar las cuentas claras. Desde el punto de vista de un maestro, la meditación podría verse como la mejor escuela… Cada quien, de acuerdo al rol que esté desempeñando, tiene su propia perspectiva, lo que sí es claro es que bajo una mirada integral, ¡Meditar es todo eso y mucho más!

Cuando estamos meditando, los roles de los cuales solemos apropiarnos día a día se desvanecen; las preocupaciones con las que cargamos se disuelven; los prejuicios cesan; la “mala suerte” que agobia a muchos, desaparece y el afán que nos acompaña se detiene, ya que el pasado y el futuro se diluyen en el presente.

¿Cómo meditar?

He aquí una gran pregunta que surge cuando iniciamos este camino. Pues bien, luego de cierto tiempo indagando, aprendiendo y sobre todo experimentando la meditación en mi vida, me he dado cuenta que la tan esperada “receta para meditar” es una construcción COMPLETAMENTE PERSONAL.

Aunque existen tantos libros en el mercado como personas en el mundo con la misma pregunta, de nada sirve leerlos una y otra vez si dentro de nuestras actividades diarias no contemplamos unos minutos para si quiera sentarnos a disfrutar de nuestra propia compañía junto con una gran sonrisa. ¡Eso también es meditar!.

Es una concepción errónea de muchas personas el creer que para meditar se requiere del conocimiento de técnicas muy avanzadas y sofisticadas que hace ver la experiencia como compleja. Firmemente puedo decir que meditar es un viaje tan simple como tu intención y tu actitud lo sean.

Pero… ¿Cómo?, fácil. Lo primero es tomar la decisión de querer embarcarnos en un viaje interno lleno de conciencia, sorpresas, locuras, desnudos mentales, desprogramaciones y reprogramaciones, encuentros consigo mismo, preguntas sin respuestas instantáneas, ruptura de paradigmas, experiencias únicas, alineación con nuestra misión de vida, desprendimientos del ego, conocimiento de la humildad y la compasión… y sobre todo, un viaje lleno de amor incondicional, alegría y felicidad pura.

Recuerda que hasta un pensamiento es energía y la energía es poder, así que una vez tomada la decisión, estás permitiendo que el Universo actúe en ti y eso si que es mágico.

¿Cómo Meditar? “La práctica hace al maestro”

Decisión sin acción es solo ilusión.

El cerebro registra a través de la repetición, por tal motivo es pertinente recalcar  la práctica como una gran y fiel amiga en este maravilloso viaje. Sí, se requiere de práctica y constancia para crear el hábito.

Igualmente, plasma tu intención. Recuerda que como es tu intención, es la manifestación. De ahí la importancia de sembrar intenciones positivas, creativas, alegres y llenas de amor, pensando en todos como unidad. Entonces te pregunto,

¿Cuál es tu intención?.

Si todavía no tienes un espacio en tu agenda para la actividad “meditar”, sólo por hoy, te reto a que vivas conscientemente una de tus tantas actividades y aprecies las simples cosas que nos regala la vida mientras vas camino a casa, al encuentro de un amigo o trotando por el parque, al fin y al cabo así también estarás meditando.