Método Silva y meditación: Los beneficios de la risa y 5 maneras de incorporarla a tu día a día

Método Silva: beneficios de la risa

¿Sabías que una sola sonrisa tiene el suficiente poder cómo para cambiar un estado de ánimo?

Y no solo esto: dicen que la risa es la música del alma, la mejor terapia que existe y el remedio para todos los males

Pero también es algo más que todo eso: es una de las acciones que menos esfuerzo requieren y una de las más potentes que existen para cambiar tu vida.

Desde el Método Silva sabemos que el estado de ánimo es vital para que logres gozar de un mayor bienestar y para que tu calidad de vida sea todavía mejor; por eso hoy queremos proponerte algo especial que tiene la suficiente fuerza como para cambiar el rumbo de tu vida: que te rías mucho y que lo hagas todos los días.

Con eso no solo te sentirás mucho mejor, sino que tu vida también mejorará y te sentirás más optimista para lograr todo lo que deseas.

¿Te sumas al desafío te incorporar la risa a tu día a día?

Método Silva: el poder de la risa y sus beneficios

¿Sabías que con una sola carcajada se ponen en marcha cerca de 400 músculos incluidos algunos del estómago que solo pueden ejercitarse con la risa?

Además de eso, al reírte tus pulmones mueven 12 litros en lugar de los 6 habituales, lo que mejora la respiración y aumenta la oxigenación.

También favorece la producción de endorfinas, disminuye la intensidad del dolor, reduce notablemente el estrés, aumenta la memoria, relaja todo el cuerpo y alarga la vida.

Sin olvidarnos de otros muchos beneficios como que la risa mejora el sistema inmunológico, protege el corazón, disminuye la presión arterial y mejora el estado de alerta, la creatividad y el aprendizaje.

En realidad, nada es más rápido y efectivo que una buena risa para lograr el equilibrio, aligerar las cargas, inspirar esperanzas, conectarte con los demás y permanecer centrado y alerta.

Pero también es cierto que a menudo uno simplemente no tiene ganas de reír porque sufre demasiado estrés, ansiedad, nerviosismo, fatiga, falta de salud, baja autoestima, miedos… y simplemente no tiene ganas de reír. ¡Pero no tiene por qué ser así!

¿Sabías que la meditación puede ayudarte a recuperar la alegría y las ganas de vivir?

Y no solo eso: además de aportar buen humor y todo lo que eso implica, también ayuda a estar más relajado, es una fuente para solucionar problemas, cambia la perspectiva de vida por otra mucho más positiva, aleja los malos hábitos y aporta armonía, paz y bienestar.

Por eso te recomendamos que, si todavía no lo hiciste, empieces a meditar cuanto antes para aprovechar sus más de 100 beneficios reconocidos y convertir tu vida en lo que siempre quisiste.

¿ Conoces las lecciones gratuitas del Método Silva? Es un mini-curso introductorio al Método Silva, donde no solo aprendes a meditar en Alfa gracias al audio y el famoso ejercicio de centralización, sino que también aprendes cómo cambiar tu vida. Si todavía no recibiste las lecciones gratuitas, puedes empezarlas hoy mismo desde aquí.

Entre otras cosas, meditar incrementa los beneficios de la risa.

Y es que además de todo lo que te contamos, reírse a menudo agrega alegría y sabor a la vida, alivia la ansiedad y el miedo, mejora el estado de ánimo y la capacidad de recuperación, fortalece las relaciones, ayuda a resolver conflictos, te ayuda a ser más espontáneo, hace que dejes de ir a la defensiva y promueve la unión del grupo.

Además de todo eso, ayuda a recargar energías, cambia la perspectiva de la vida y te ayuda a permanecer emocionalmente sano. ¡Por mencionarte solo algunas de sus ventajas!

Así que ahora que conoces lo que una buena carcajada puede hacer por ti… ¿Te animas a incorporarla en tu día a día?

Meditación: 5 consejos para reír más y mejor

Y a pesar de que reírse es increíblemente bueno, hay veces que cuesta reírse o que simplemente no sale o no sabemos cómo hacerlo.

Es por eso que, más allá de las situaciones espontáneas que nos ponen de buen humor y activan nuestra risa, te proponemos algunas maneras para empezar a incorporar la risa (y todos sus beneficios) a tu día a día.

#1) Medita. ¿Sabías que la meditación es una de las técnicas más eficaces para mejorar tu perspectiva de vida, aumentar el humor y aportar optimismo?

Puedes usar la mejor técnica para ti: cerrar los ojos y concentrarte en tu respiración, dejar la mente en blanco, escuchar el poderoso ejercicio de centralización Alfa y meditar con éxito en cuestión de segundos y cambiar el estado de tu mente cuando quieras… ¡Lo que más te guste!

Pero ten algo en cuenta: la meditación y la risa son un perfecto complemento, así que si tienes al menos cinco minutos al día de entre los 1440 que hay… resérvate algunos para meditar.

# 2) Cambia tu actitud: ¡sonríe más! La sonrisa es el comienzo de la risa y además también es contagiosa. Así que la próxima vez que veas o escuches algo que sea agradable simplemente sonríe… Una cosa lleva a la otra, y por algún sitio hay que empezar.

# 3) Rodéate de personas divertidas. Pasa tiempo con personas que se ríen fácilmente y que encuentran el humor en las situaciones más cotidianas.

Recuerda que la risa se contagia, así que rodearte de personas que se ríen con facilidad te ayudará desencadenar más risas.

# 4) Más risas y menos lamentos. En lugar de lamentarte por las frustraciones de la vida, trata de reírte de ellas.

Si hay algo que es tan frustrante o deprimente que es ridículo aprende a enfocarlo con ironía e incluso imagina cómo podrías compartirlo con tus amigos.

Ante las malas situaciones, busca el humor. Esto te ayudará a mejorar tu estado de ánimo y el de quienes te rodean.

# 5) Usa recordatorios. Pon un cartel divertido en tu oficina, elige un protector de pantalla que te haga reír o ten a la vista un marco de fotos con alguna fotografía divertida en la que salgas junto a tus amigos o familiares en una situación divertida o riéndose.

¿Qué te parecieron estos 5 consejos?

Después de esto… ¿Te animas a reírte más y tomarte la vida con humor?

Piensa que el humor funciona de manera rápida: en menos de medio segundo el hemisferio izquierdo analiza las palabras y estructuras de la broma, y el hemisferio derecho “entiende” la broma mientras en el área visual se crean imágenes y finalmente ríes.

Así que vamos a sonreír… ¿Qué es lo que te hace reír? Cuéntanos tus situaciones más divertidas, tu película favorita o incluso una buena broma con la que te reíste mucho.

La cuestión es que todos nos riamos y empieces a sembrar el hábito de reírte todos los días. ¿Te sumas al desafío? 😉