Método Silva: los beneficios de tomar una siesta (incluye ejercicio)

Meditación y bienestar: beneficios de dormir la siesta

¿Sabes qué tenían en común Napoleón, John Kennedy, Leonardo da Vinci y Churchill?

Los cuatro amaban dormir la siesta, ese sueño corto después del mediodía.

No solo reduce el estrés y ayuda a tener una tarde mucho más productiva, sino que incluso en los momentos en que la lista de obligaciones crece dormir la siesta es una buena manera para recargar energías y afrontar mejor lo que queda de día.

Hay estudios que demuestran que la siesta es una de las herramientas más poderosas para la superación personal ya que además de mejorar la salud y el bienestar también aumenta la inteligencia y enfoque.

Desde Método Silva queremos poner a tu alcance todas las herramientas que te ayuden a vivir más y mejor, que te aporten bienestar, que mejoren tu calidad de vida y que te ayuden a ser más feliz.

Por eso hoy queremos hablarte de una de esas herramientas que, combinada con tu meditación diaria, puede hacer grandes cambios en tu día a día: tomar una siesta.

¿Quieres saber por qué es tan saludable y cómo debería ser una buena siesta? Empecemos.

Método Silva: ¿Por qué es tan bueno dormir la siesta?

Su nombre es de origen romano, y proviene de una de las reglas de San Benito en la antigua Roma: guardar silencio y reposo en la “hora sexta”, después de la comida del mediodía.

Sus beneficios están demostrados, hay cientos de estudios e investigaciones que respaldan lo saludable que es dormir la siesta y cada vez hay más países que se suman a ese corto período de sueño antes de comenzar con las labores de la tarde.

Uno de cada cuatro alemanes tiene el hábito de descansar después de comer. También lo hacen el 16% de los italianos, el 15% de los ingleses, el 9% de españoles y el 8% de portugueses.

Es costumbre en algunos países de Latinoamérica, y sus beneficios son tantos que en países como China, Taiwán, Filipinas, India o Grecia ya han empezado a incorporarla.

Pero, ¿por qué es tan bueno dormir la siesta?

Entre sus muchos beneficios, aparte de reducir el estrés y aumentar la productividad, se encuentran que mejora la memoria y el aprendizaje, es bueno para el corazón, incrementa la vigilancia y aumenta la función creativa.

Además, proporciona una motivación para hacer ejercicio, aumenta la creatividad, mejora el estado de ánimo y fortalece nuestra conciencia.

También nos ayuda a despertar los sentidos y a tomar mejores decisiones, reduce el riesgo de sufrir enfermedades del corazón, aumenta la vitalidad de nuestro cuerpo y espíritu, mejora las funciones del cerebro y nuestros reflejos, ayuda a equilibrar las hormonas del cuerpo, evita el desgaste y ayuda a completar los ciclos del sueño.

Estos son solamente algunos de los beneficios de tomar una siesta, y son resultado de numerosos estudios e investigaciones; como el reciente estudio realizado por los investigadores de la NASA sobre mil voluntarios, y que reveló cómo una siesta de unos 20 minutos aumentó sus facultades cognitivas en un 40%!

 

.

Método Silva: 12 consejos para una buena siesta

Como ves, tomar una siesta tiene una cantidad innumerable de beneficios, pero para aprovecharlos debes saber cómo es “la siesta ideal”.

Aquí te compartimos 12 consejos fundamentales para que aproveches al máximo los beneficios de esos minutos de sueño:

1. El momento ideal es entre las 14h y las 16h, justo después del almuerzo; así que eso va sujeto a la hora que normalmente comas. En la antigua Roma, por ejemplo, se recomendaba entre las 12 y las 15h.

2. Para aprovehcar al máximo tu siesta asegúrate de que tu sueño no se ve interrumpido por ningún ruido del exterior. Apaga tu teléfono móvil.

3. Activa el despertador para que suene cuando hayas completado entre 15 y 30 minutos de sueño (eso es lo ideal para una buena siesta) y nunca superes la hora. De lo contrario, si no activas el despertador, probablemente dormirás durante horas y despertarás más cansado, con dolor de cabeza y malhumorado.

4. Muchas personas cuando se despiertan de la siesta presentan algún tipo de inestabilidad o una sensación de desorientación, sobre todo los primeros días. Si te ocurre, siéntate y relájate durante cinco minutos antes de ponerte en pie.

5. Para despertar de tu siesta, lávate la cara, bebe un vaso de agua y sal a algún lugar abierto durante unos minutos para que el aire fresco te active.

6. Si lo prefieres, pon un poco de música suave de fondo.

7. Intenta fijar un horario en tu rutina diaria en el que incluyas la siesta. De ese modo, tendrás ese tiempo reservado y no alterará tus demás tareas.

8. Trata de no consumir grandes cantidades de café o cafeína, sobre todo antes de tu siesta.

9. Comprueba la temperatura de la habitación en la que tomarás la siesta y asegúrate de que no sentirás frío o calor mientras duermes.

10. Está comprobado que muchas personas duermen mejor y más relajadas cuando están a oscuras. Si es posible, oscurece la habitación o usa un antifaz / visera.

11. Antes de entrar en tu “zona de siesta” trata de liberar de tu mente cualquier pensamiento. En todo caso, enfócate en algo que te guste.

12. No te sientas culpable. Tomar una siesta no te hace perezoso: es una técnica muy simple que puedes usar para mejorar tu salud y tu bienestar tanto físico como mental y emocional.

Método Silva y Meditación: Ejercicio para dormir la siesta y meditar

Te hemos hablado en muchas ocasiones de los beneficios de meditar unos minutos todos los días pero ahora además, y aprovechando que vas a incluir la siesta en tu rutina diaria, queremos compartirte un ejercicio de meditación y siesta que te ayudará a dar un impulso a tu día a día.

Si quieres más información sobre todo lo que puedes hacer por mejorar tu vida y cómo la meditación puede ayudarte a ello y dar incluso un giro radical, te invitamos a que leas más sobre nosotros en esta página del Método Silva.

Y ahora, toma nota del ejercicio:

  • 1. Estira las piernas durante 30 segundos.
  • 2. Siéntate en una silla o sofá. Si estás e el trabajo, date la vuelta o aléjate un poco de tu escritorio.
  • 3. Cierra los ojos.
  • 4. Estira los brazos por encima de tu cabeza y gírala lentamente para estirar el cuello.
  • 5. Haz tres respiraciones profundas despacio, y mantén un espacio entre inhalación y exhalación.
  • 6. Relaja la cara, la mandíbula, los ojos y el cuerpo entero.
  • 7. Ten en cuenta cómo te sientes mientras te relajas.
  • 8. Calma la mente y deja ir todos los pensamientos. Si viene algún pensamiento, acéptalo, déjalo marchar y trata de vaciar tu mente.
  • 9. Ignora los ruidos del mismo modo que ignoras los pensamientos. No te enojes con los ruidos y trata de verlos como si fueran olas en el barco de la meditación.
  • 10. Abre los ojos lentamente al cabo de 15-30 mintuos. Si es necesario usa un temporizador o despertador para ello. Toma algunas respiraciones profundas y extiende tus brazos, cuello, piernas…
  • 11. ¡Siente el rejuvenecimiento!

Desde Método Silva estamos convencidos que dedicar unos minutos diarios a la siesta y la meditación hará grandes cambios en tu vida, por eso te invitamos a que lo pruebes por unos días y nos cuentes cómo te fue. Te gustará tanto que desearás hacerlo todos los días.

¿Conocías los beneficios de la siesta? ¿Tomas la siesta habitualmente? ¿Qué te pareció esta información?

Déjanos tus comentarios y tus opiniones y súmate a los beneficios de dormir una buena siesta todos los días 😉 Tu cuerpo lo necesita, tu mente también… ¡Y tu bienestar lo agradecerá!

Recuerda que si quieres más información sobre cómo mejorar tu vida, y conocer técnicas y herramientas avanzadas para despertar todo tu potencial y aprovechar al máximo todos los beneficios de la meditación, puedes visitar nuestra página sobre el curso del Método Silva.

¡Que disfrutes de tu siesta!