Meditación: no es malo que tu mente se disperse

Meditación no es malo que tu mente se disperseEn el campo de la meditación existe una controversia muy arraigada sobre si es bueno dejar que los pensamientos fluyan libremente. Las posturas dependen fundamentalmente de la tradición en la que nos encontremos. Por ejemplo, en las prácticas asociadas al budismo, que la mente se disperse es considerado una distracción y, más importante que eso, la puerta de entrada a la ansiedad y la depresión.

Por el contrario, existe otra corriente conocida como «Meditación no direccional» que no sólo permite, sino que potencia el libre fluir de los pensamientos. Ésta se basa en técnicas que abogan por un menor control de la mente en el proceso y afirman que precisamente esta libertad ayuda a disminuir el stress y potencia el optimismo.

 ¿Cómo es posible que haya dos posturas tan diametralmente opuestas? La respuesta es sencilla. Aunque los beneficios de la meditación son indudables, conocemos muy poco de lo que sucede en la mente mientras permanecemos en este estado.

Este vacío es precisamente el que han querido llenar ocho científicos de las universidades noruegas de Oslo, Ciencia y Tecnología y también de la universidad de Sydney.

 Para ello, los investigadores escanearon el cerebro de 14 voluntarios, todos ellos expertos en la técnica noruega Acem. Mientras unos practicaban con métodos de meditación concentrada, otros lo hacía con técnicas no direccionales.

Los resultados del estudio (que se pueden leer en el artículo Nondirective meditation activates default mode network and areas associated with memory retrieval and emotional processing publicado en Frontier) demostraron que quienes practicaron la meditación no guiada, tuvieron una mayor actividad cerebral.

«Cuando una persona abandona una tarea específica para no hacer nada, se incrementa la actividad en el área del cerebro que se encarga de procesar los pensamientos y los sentimientos», afirmaba sorprendido el doctor Xu, coautor del estudio.

Pero más sorprendente es si cabe, el hecho de que este tipo de actividad cerebral es mayor en estadíos de meditación no guiada que cuando estamos en descanso.

El neurocientífico Sevend Davenger de la Universidad de Oslo, lo expresaba de la siguiente manera:

«Por lo general, la actividad cerebral alcanza su cénit en estas áreas cuando estamos en reposo. Es una especio de sistema operativo básico, una red de reposo que se hace cargo cuando las tareas externas no requieren nuestra atención. Es muy llamativo, por tanto, que el estudio haya demostrado que la actividad es aun mayor con la meditación no directiva que con el descanso».

Por lo tanto, este reciente estudio, rompe una lanza a favor del libre fluir de los pensamientos en la meditación afirmando que generan un mayor espacio para procesar nuestras emociones e incluso, desarrollar un pensamiento creativo que se apoya en la memoria de nuestras experiencias anteriores, para poder encontrar soluciones a los problemas o saber qué esperar de las personas de nuestro alrededor.

¿Y tú, estás de acuerdo con que la mente vague libremente durante la meditación o crees que se debe focalizar el pensamiento en algo concreto? Si quieres compartenos tu opinión o dudas en los comentarios.

foto cortesía: katanga73.wordpress.com